26 de noviembre de 2021

Condenar a Trump es necesario para salvar a Estados Unidos

Adam Kinzinger, republicano, representa al 16º Distrito Congresional de Illinois en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Winston Churchill dijo famosamente: “Aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla”. Todos los estadounidenses, pero especialmente mis compañeros republicanos, deberían recordar esta sabiduría durante el juicio del Senado al expresidente Donald Trump.

Lo digo como republicano de toda la vida que votó a favor de la destitución de Trump el mes pasado. Prácticamente todos mis colegas del lado derecho del pasillo tomaron el camino opuesto. La mayoría pensó que era una pérdida de tiempo, un teatro político que distraía de cuestiones más importantes. La abrumadora mayoría de los republicanos del Senado parecen pensar lo mismo sobre la condena.
Pero esto no es una pérdida de tiempo. Es una cuestión de responsabilidad. Si el GOP no toma una posición, el caos de los últimos meses, y de los últimos cuatro años, podría volver rápidamente. El futuro de nuestro partido y de nuestro país depende de que nos enfrentemos a lo sucedido, para que no vuelva a ocurrir.

La causa inmediata del impeachment de Trump fue el 6 de enero, pero el mitin del presidente y los disturbios resultantes en el Capitolio no surgieron de la nada. Fueron el resultado de más de cuatro años de ira, indignación y mentiras descaradas. Quizás la mentira más peligrosa -o al menos la más reciente- fue que las elecciones fueron robadas. Por supuesto que no lo fue, pero un gran número de líderes republicanos fomentaron la creencia de que lo fue. Cada vez que se repetía esa mentira, los disturbios del 6 de enero eran más probables.

Incluso ahora, muchos republicanos se niegan a admitir lo ocurrido. Siguen alimentando la furia y el resentimiento entre la gente. El 6 de enero, esa furia condujo al asesinato de un agente de la Policía del Capitolio y a la muerte de otros cuatro estadounidenses. Si esa furia sigue creciendo, ¿hacia dónde se dirige?

El juicio político ofrece la oportunidad de decir basta. Debería obligar a todos los estadounidenses, independientemente de su afiliación partidista, a recordar no sólo lo que ocurrió el 6 de enero, sino también el camino que les llevó hasta allí. Después de todo, la situación podría empeorar mucho, mucho, con más violencia y más división que no se puede superar. Cuanto más avancemos por este camino, más cerca estaremos del fin de Estados Unidos tal y como lo conocemos.
El Partido Republicano al que me uní de joven nunca tomaría ese camino. El Partido Republicano que me inspiró a servir en el uniforme y luego a postularme para un cargo público creía que un futuro más brillante estaba a la vuelta de la esquina. Defendíamos la igualdad de oportunidades, firmes en nuestra convicción de que un niño pobre del lado sur de Chicago merece la misma oportunidad que un niño privilegiado de Highland Park. Sabíamos que si incorporábamos a todo el mundo a la promesa de Estados Unidos, desencadenaríamos una nueva era de progreso y prosperidad americana. La indignación y el miedo a un futuro más oscuro no se encontraban en ese Partido Republicano.

Cuando líderes como Donald Trump cambiaron esa dinámica, muchos de mis compañeros republicanos se sumaron sin rechistar. Muchos siguen ahí porque creen que el votante republicano de base también lo es. Pero creo que eso es una ilusión. La ira y la indignación están ahogando al grupo mucho más amplio de personas que rechazan ese enfoque. Peor aún, muchos se han callado porque asumen que los líderes del partido ya no les representan. Están esperando líderes que digan lo que saben que es verdad.

Desde mi voto a favor de la destitución de Trump, he tenido noticias de decenas de miles de mis electores. Su reacción ha sido abrumadoramente de apoyo. Republicanos de todos los orígenes y perspectivas me han dicho que aprecian mis esfuerzos por devolver al GOP a una base de principios, no de personalidad. Incluso he escuchado a muchos demócratas. No están de acuerdo conmigo en muchos temas, pero quieren que el Partido Republicano sea sano y competitivo.